¿Cuándo es el mejor momento para comprar nueva herramienta para sembrar y reemplazar la vieja?

Las herramientas nos quitan de demasiados problemas a la hora de sembrar. Nos ayudan a multiplicar nuestros esfuerzos, hacer el trabajo mucho más rápido, impedir que nos dañemos las manos y en general son puros beneficios.

Pero el trabajo duro causa que se desgasten con el tiempo, por lo que necesitamos reemplazarlos con algunas unidades nuevas. Pero por diversas circunstancias, no cambiamos dichas herramientas y seguimos utilizándolas todos los días.

¿Qué puede pasar por hacer esto e insistir en no cambiar nuestra vieja herramienta?

Consecuencias de no cambiar las herramientas.

comprar nueva herramienta

Algunas consecuencias serían:

Te empezarás a esforzar de más.

Piensa que antes tenías unas tijeras, en donde con simplemente intentar cortar podías hacerlo. Estaba afiladas y fuertes, por lo que te ahorraban trabajo. Pero ahora, están oxidadas y ya el filo brilla por su ausencia.

Donde antes cortabas rápido, ahora se vuelven varios intentos para lograr un resultado similar. A la larga, esto hará que tu esfuerzo sea mucho mayor. Porque aun así, tienes que estar aplicando fuerza manual.

Incluso puede empeorar todavía más, porque debido al esfuerzo puedas sufrir algún tipo de lesión. Tratar de hacer funcionar una herramienta como antes no es una buena idea, lo mejor sería cambiarla o repararla.

Riesgo de accidente.

Una herramienta que no se encuentra al 100% tiene el riesgo que en algún momento termine por  lastimarte. Puede ser gracias a que tenga piezas sueltas, un tornillo que ya no encaja o alguna situación similar.

Lee También  Formas alternativas de enseñar a sembrar en la educación: el caso Chihuahua

Piensa que estás trabajando duramente y de repente, un filo se suelta o un tornillo sale volando. Cualquiera de esas situaciones podría provocar un accidente laboral, ya sea en ti o cualquiera de las personas que trabajan contigo.

Toma en cuenta que las consecuencias de los accidentes pueden no ser únicamente dolor: también en algunos casos, pueden tener implicaciones legales, sobre todo si estás trabajando con empleados.

Tus cosechas pueden salir dañabas.

Si tus herramientas están en malas condiciones, también es probable que hagan un mal trabajo. Eso se verá reflejado en tus cultivos, que podrían terminar por ser dañados, al no realizar bien su labor.

Piensa por ejemplo un recipiente para agua que ya se encuentre viejo, por lo que contenga óxido en su interior. Esto terminará por mezclarse en el agua, dando como resultado una sustancia que daña a las plantas.

De igual forma, en medio del trabajo podrías terminar por cortar una planta, en la que requerías delicadeza. La cual no pudiste tener por no poseer herramienta en buenas condiciones.

reemplazar herramienta vieja

Razones por las que no se cambia la herramienta:

Existen varias razones, las más populares son:

No poner atención a mis herramientas.

Pasa el tiempo y sigo usándolas. Como veo que funcionan, no hago nada al respecto. Pero gradualmente, esta terminará de funcionar sin que te des cuenta. Deberás hacer revisiones más exhaustivas y periódicas a tu material de trabajo.

No contar con el dinero para ello.

A veces no es descuido, es simplemente no contar con el recurso económico para hacer el cambio. En este caso, puede optarse por soluciones como pedir un crédito, ahorrar o vender alguna otra herramienta que no consideres indispensable.

Lee También  Porque las semillas no germinan aunque las haya sembrado bien

No encontrar un reemplazo.

A veces sabemos que la herramienta no funciona. Pero has revisado el mercado y pareciera que ya nadie la vende en la actualidad. Esto puede ser un problema, pero puedes preguntar en las tiendas por alguna parecida que te permita realizar la misma función.

Es incluso posible que termines por encontrar una herramienta que lo haga mucho mejor que la original que tenías, pero que no habías reemplazado por desconocimiento. La tecnología avanza muchas veces más rápido de lo que pensamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *