Los videojuegos sobre granjas, ¿me sirven para practicar y ser un verdadero granjero?

En los últimos años, una moda que ha ido creciendo es proporcionar videojuegos de granjas. Existen muchísimas de estos, que te permitirán disfrutar de horas y hora de estar cuidando una granja y llevarla al éxito.

Títulos como Stardew Valley y Harvest Moon han demostrado que el concepto de ser granjero puede llegar a ser muy divertido para ciertos públicos. Por lo que incluso para algunas personas puede pasarles por la cabeza que son expertos granjeros.

Pero, ¿en realidad por usar estos videojuegos de granjas, puedo aprender algo sobre como sembrar?

La realidad de los videojuegos de granjas.

videojuegos simuladores de granjas
Stardew Valley es de los juegos de granja más populares.

Hay que tomar en cuenta la finalidad de estos juegos. La idea es que sea diversión para un gran público. La idea es que muchísimas clases de personas puedan tomarlo, aprenderlo y empezar a jugar.

Esto va desde niños pequeños hasta personas mayores. Que no necesiten demasiado conocimiento para poder comenzar a disfrutar. Pudiendo aprender las reglas del juego para comenzar.

La diversión es la prioridad, por lo que se busca que las personas puedan tener mecánicas accesibles, fáciles de entender, para que pronto puedan estar pasando horas y horas sumergidas jugando.

Ciertos videojuegos no son simuladores de granjas.

Aquí hay que hacer cierta distinción, debes aprender cual es la finalidad del juego que acabas de adquirir. Por ambos lo que buscan es lograr la diversión, pero de distintas formas y enfoques.

Hay juegos como Stardew valley o Farmville que te hacen sentir como que estás en una granja. Pero lo único que tienes que hacer para poder escavar y sembrar, es hacer click o presionar un botón en determinado lugar.

Lee También  Ventajas y desventajas del abono orgánico

Es decir, lo que busca es hacerte sentir la experiencia de estar en una granja, no a llevar una. Todo es irreal, adaptado a una forma de poder entretenerte con simplemente estar haciendo el papel del granjero.

Por eso los cultivos pueden crecer de un día para otro, solo necesitas echar agua una vez por día y actividades similares.

Nada de eso te serviría en una granja verdadera.

Ahora bien, existen los simuladores. Esto es diferente a un juego convencional, porque los simuladores buscan crear una experiencia lo más realista posible.

En estos simuladores se busca que por ejemplo:

  • Los tiempos de crecimiento de las plantas sean similares a los originales.
  • Que tengas que preocuparte por situaciones como buscar la semilla adecuada, quitar mala hierba, etc…
  • Los cultivos serán tardados, como en la vida real. Por lo que tendrías que pasar tiempo esperando igual para que estos crezcan.

No están priorizando la diversión inmediata, lo que están buscando es que sea igual que en la vida real. Esto puede terminar de ser más o menos divertido, dependiendo de la persona.

¿Puede un videojuego enseñarte a plantar?

La respuesta es no. Pero pueden darte una idea, sobre todo los simuladores. Un juego normal te hará sentir el ambiente de una granja, pero no te dará ningún conocimiento válido para comenzar a sembrar.

Un simulador podría darte un acercamiento mayor, pero no deja de ser un ambiente controlado o con variables limitados.

harvest moon y stardew valley
Harvest Moon fue uno de los pioneros de este tipo de juegos.

A la hora de sembrar pueden pasar mil situaciones, que deberás controlar. Hasta la fecha, ningún programador puede igualar la variedad de terrenos, condiciones climatológicas, de semillas, etc…que existen en realidad.

Lee También  ¿Aprender a sembrar en las escuelas, agricultura como materia?

¿Son malos? No, para nada. Pueden ser divertidísimos para sentirte en realidad el dueño de una granja. Es saber pasar el tiempo con ellos, pero teniendo idea de las limitantes que te encontrarás.

Y no descarto que gracias a un juego así, a alguien le entre el gusanillo de empezar a aprender algo más. Algo real, llevar su pasatiempo al mundo real y comenzar a producir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *